jueves, 29 de diciembre de 2011

Desenlace

Es cuando todo termina, así de sencillo, aquí el clímax va quedando atrás, y los personajes se enfrentan al verdadero final de la historia y de sea lo que sea que tu retorcida mente haya planeado para ellos.

 Y por extensión,  tu, como autor de toda la odisea debes “atar cabos” y cerrar todo posible trama interno que siga .

Siempre debes intentar darle un buen final a toda historia que realices, pero un buen final no siempre complace a todos, al igual que puede que tu lo consideres un buen final y los demás lo encuentre insulso o que pudo haber sido mejor.

Un final mediocre  luego te crea un estigma, de él tipo “escribe muy bien, pero tus finales son muy tontos, o muy rosas”  recuerden que no todo es miel, y los personajes difícilmente realmente viven una vida color de rosa.

Un buen final es tan importante como darle un buen comienzo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios no muerden